Neurocirugía

LUMBALGIA

Es el dolor de la zona baja de la espalda y puede deberse a diferentes causas

Información del tratamiento

DESCRIPCIÓN Y PROCEDIMIENTO


¿Qué es el lumbago?

El lumbago, comúnmente llamado dolor de espalda, es un dolor en la zona lumbar que puede deberse a diferentes causas.
Existen tres tipos de lumbago, que dependen de su duración:

  • Agudo: dura menos de un mes.
  • Subagudo: dura entre uno y tres meses.
  • Crónico: dura más de 12 semanas.

80%

POBLACIÓN QUE PRESENTARÁ ALGÚN SIGNO DE LUMBALGIA


>50%

LUMBALGIAS DE ORIGEN MUSCULAR


2%

DOLORES LUMBARES POR HERNIAS DISCALES



¿Cuál es la causa del lumbago?

El dolor lumbar puede tener múltiples causas, las más frecuentes son musculares pero también pueden ser secundarias a lesiones discales. En la mayoría de los casos, se debe a la degeneración de la columna debida al desgaste normal que se produce en las articulaciones, los discos y los huesos de la columna vertebral a medida que las personas envejecen. Algunos ejemplos de las causas incluyen:

  • Esguinces y distensiones musculares: son responsables del dolor lumbar agudo. Están causados por un estiramiento excesivo o un desgarro de los ligamentos, tendones o del propio músculo pudiendo producir además, espasmos y contracturas musculares. Pueden ocurrir por levantar algún objeto pesado, realizar un movimiento o giro brusco.
  • Degeneración vertebral debido al desgaste del disco: es una de las causas mecánicas más comunes del dolor lumbar, y ocurre cuando los discos, que normalmente son elásticos, pierden su integridad durante el proceso normal del envejecimiento. En una espalda sana, los discos intervertebrales proporcionan altura y permiten doblar, flexionar y girar la parte inferior de la espalda pero a medida que los discos se deterioran, pierden su capacidad de amortiguación.
  • Protrusiones o hernias discales: pueden ocurrir cuando los discos intervertebrales se comprimen y se salen de su sitio o se rompen causando dolor lumbar y/o ciática si comprimen la raíz nerviosa.
  • Espondilolistesis: ocurre cuando una vértebra de la columna se desplaza de su lugar, pinzando los nervios que salen de la columna vertebral.
  • Lesiones traumáticas: por ejemplo debido a deportes, accidentes o caídas, puede producir fracturas vertebrales, lesionar tendones, ligamentos o el músculo y causar dolor lumbar.
  • Estenosis de canal espinal: es un estrechamiento, generalmente de causa degenerativa, del canal vertebral por donde discurren los nervios y puede causar dolor lumbar así como entumecimiento, debilidad en las piernas y pérdida sensorial al caminar teniendo que sentarse, a esto se le denomina claudicación neurógena de la marcha.
  • Anomalías esqueléticas: incluyen escoliosis (una curvatura anómala de la columna vertebral); la hiperlordosis (arco anormalmente acentuado en la zona lumbar) y otras anomalías congénitas de la columna vertebral.
  • Otras causas como infecciones, endometriosis, tumores, lesiones renales, enfermedades inflamatorias de las articulaciones.. etc también pueden ser causa de dolor lumbar.

¿Cuáles son los síntomas del lumbago?

El lumbago es el resultado de un dolor que irradia desde la espalda. Dependiendo de la naturaleza y la causa del dolor, éste puede extenderse a la ingle, a las nalgas, caderas, a la parte anterior o posterior del muslo o irradiar a lo largo de la pierna llegando a alcanzar el pie, es lo que se conoce como ciática. Dependiendo de su gravedad, puede impedir el movimiento hasta el punto de dificultar la realización de las actividades diarias.

¿Cómo se diagnostica el lumbago?

El médico por lo general se basa en la historia clínica y exploración del paciente para diagnosticar las causas del dolor de espalda. En determinados casos específicos (por ejemplo, si el dolor de espalda es de origen traumático, si existe la sospecha de una patología específica tras el análisis objetivo o si los tratamientos prescritos no surten efecto al cabo de un plazo razonable), pueden ser necesarias pruebas de diagnóstico como una radiografía, análisis de sangre, TAC, Resonancia magnética o electromiografía.
La prueba más importante si se sospecha un problema lumbar es una Resonancia Magnética, no implica riesgo en absoluto al paciente, ya que no utiliza radiaciones ionizantes. Sólo está contraindicada durante los dos primeros meses del embarazo y en pacientes portadores de marcapasos. En caso de claustrofobia se pueden realizar estudios en Resonancias Magnéticas Abiertas o con sedación.

¿Existen factores de riesgo para padecer lumbago?

Si. Los factores de riesgo más comunes son el tabaquismo, el sobrepeso y la obesidad, el estrés, llevar un estilo de vida sedentario, el uso de zapatos de tacón, el entrenamiento deportivo demasiado intenso, una postura incorrecta, un colchón inadecuado, la maloclusión dental y los golpes de frío.

¿Cuál es el tratamiento del lumbago?

En general se recomienda la cirugía sólo si el tratamiento conservador fracasa o si existe evidencia de empeoramiento de la lesión de los nervios. Algunos de los tratamientos usados convencionalmente y la evidencia que los apoya:

  • Compresas calientes o frías: pueden ayudar a aliviar el dolor y reducir la inflamación en las personas con dolor agudo, subagudo o crónico.
  • Actividad física: el reposo en cama debe ser limitado. Los individuos deben comenzar los ejercicios de estiramiento y reanudar sus actividades diarias normales tan pronto como sea posible, evitando movimientos que agraven el dolor. Hay estudios que sugieren que el reposo en cama puede empeorar el dolor lumbar y llevar a complicaciones secundarias como depresión, disminución del tono muscular y coágulos sanguíneos en las piernas.
  • Ejercicios de fortalecimiento: pueden ser una manera eficaz de acelerar la recuperación del dolor lumbar crónico o subagudo. La evidencia apoya los beneficios a corto y largo plazo del yoga para aliviar el dolor lumbar crónico.
  • Fisioterapia, masajes, manipulación y movilización vertebral: fortalecer los grupos principales de músculos que sostienen la zona lumbar, mejorar la movilidad y la flexibilidad, y promover un posicionamiento y postura correcta a menudo se usan en combinación con otras intervenciones.
  • Medicamentos: se usan una gran variedad de medicamentos para tratar el dolor lumbar agudo y crónico (analgésicos, antiinflamatorios, opioides, relajantes musculares, anticonvulsivantes, antidepresivos..). Se aconseja consultar con un profesional de la salud antes de usarlos.
  • Acupuntura: es moderadamente eficaz para el dolor lumbar crónico. Implica la inserción de agujas muy delgadas en puntos precisos de todo el cuerpo.
  • Terapias de bloqueo del nervio: intentan aliviar el dolor crónico mediante inyecciones de anestésicos locales, toxina botulínica o esteroides en tejidos blandos o articulaciones afectadas o mediante bloqueos más complejos del nervio o estimulación medular.
  • Inyecciones epidurales de esteroides: son una opción a corto plazo comúnmente empleada para tratar el dolor lumbar y la ciática asociados con la inflamación. Sin embargo, el alivio del dolor obtenido tiende a ser temporal y no se recomiendan para uso a largo plazo.
  • Ozonoterapia: puede ser beneficioso en determinados casos seleccionados con patología discal.

MANTÉN ESTADO VIDA SALUDABLE

Evita sobrepeso, malas posturas, el sedentarismo y los sobresfuerzos


AMPLIA EXPERIENCIA

En nuestra carrera profesional hemos ayudado a cientos de pacientes con esta técnica

FORTALECE TU ESPALDA

Practica natación, pilates o yoga tres veces en semana


¿MÁS INFORMACIÓN?

Si quieres más información visítanos en el Hospital Begoña o Clínica Molinón

Dra Leonor Meana Carballo




Traumatología y Neurocirugía

Equipo Dr. Maestro

Médicos traumatólogos, cirujanos ortopédicos y neurocirujanos en Gijón experto en todo tipo de lesiones deportivas, traumáticas, prótesis y lesiones de columna. Un equipo que trata de manera personalizada a cada paciente para aplicar el mejor tratamiento posible.


HOSPITAL BEGOÑA

Gijón
Tlf. 985 367 711



CLÍNICA MOLINÓN

Gijón
984 399 465



Copyright © 2020 | Equipo Dr. Maestro

Logo Antonio Maestro